Contraseñas seguras


Si tu contraseña es muy sencilla y te la roban, estás perdido. Con ella pueden suplantar tu identidad o robar información de carácter privado. Pero has de saber que hay una serie de buenas prácticas a la hora de elegir la contraseña que vas a usar en un servicio.

  • Usar contraseñas diferentes en cada servicio.
  • No usar datos de carácter personal como fechas de nacimiento, nombre, apellidos etc.
  • No usar palabras en español u otro idioma (Los hackers usan diccionarios para romper la clave).
  • Todas nuestras contraseñas deben de contar con letras mayúsculas y minúsculas, números, signos de puntuación.

Todo esto está muy bien, pero aveces se nos puede hacer un poco cuesta arriba eso de mantener la seguridad en las contraseñas que usamos. Pero debes saber que aún puedes hacer dos cosas antes de tirar la toalla y seguir usando "123456" como contraseña.

Escribir contraseñas seguras

Seguras y fáciles de recordar, si es segura pero tienes que escribirla en un papel o guardarla en un archivo de texto para recordarla, entonces no tiene sentido que se llame clave secreta. Así que podemos empezar a usar una serie de reglas nemotécnicas para que las contraseñas que usemos sean tanto seguras y fáciles de usar como aptas para cualquier sistema (con signos de puntuación, mayúsculas y minúsculas).

  1. Piensa una frase fácil de recordar (cuanto más larga mejor)
    "Me encanta comer pizza a todas horas"
  2. Ahora quédate solo con las primeras o las últimas letras indistintamente (puedes poner las primeras en mayúscula y las últimas en minúsculas)
    "MeEaCrPaATsHs"
  3. Piensa en qué letras pueden ser sustituídas por números y símbolos
    "Me3ªCrPª4TsH$"

Al final del proceso obtendremos una contraseña bastante segura y fácil de recordar. Yo aconsejo además que cada uno desarrolle su propio método en vistas a usarlo siempre que se quiera crear una contraseña, así nunca se van a confundir (por ejemplo, se pueden cambiar todas las 's' por '$', las 'o' por '0', usar sólo las últimas letras de la frase, o las segundas de cada palabra...). Lo puedes enredar tanto como quieras, el objetivo es que sea una contraseña segura. Cuando tengas el método ya solo tendrás que pensar en una frase para cada servicio que usas y aplicar tu técnica para obtener la respuesta

Usar un gestor de contraseñas

Son programas que nos ayudan a mantener contraseñas seguras (se generadas aleatoriamente) para cada servicio y además de forma centralizada en una sola aplicación. Estos gestores de contraseñas se integran en nuestro navegador para rellenar automáticamente los formularios de login y perfiles cuando nos registramos o de guardar las contraseñas aunque el navegador no las recuerde. En muchos casos también podremos guardar otro tipo de credenciales, aunque no estén ligadas a páginas web. Solamente debemos recordar la contraseña maestra que da acceso a nuestras cuentas.

  • LastPass
    Gestor de contraseñas multiplataforma cuya versión gratuita funciona muy bien, además disponible como plugin para los principales navegadores. Para usarlo solo debes crear y recordar un contraseña maestra con el que abres la aplicación y accedes al resto. Las contraseñas son cifradas localmente y sincronizadas a los navegadores soportados.
  • KeePass
    Gestor de contraseñas multiplataforma y opensource. La ventaja es que absolutamente todo está bajo nuestro control. La desventaja es que tenemos que preocuparnos nosotros de instalar además los plugins para los navegadores y de encontrar una forma de sincronizar las contraseñas entre dispositivos.